[Anterior]
[Volver al Indice]
[Siguiente]


Apostillas y notas del autor

Lectura de los nombres egipcios

El autor ha intentado transcribir los nombres egipcios al español siguiendo las recomendaciones de los expertos, aunque es difícil acertar con un idioma cuya pronunciación se desconoce. Así, se acepta que nombres como Ptah y Jnum podrían leerse "Petá" y "Jonum", concediendo un valor fonético importante a las consonantes iniciales. Sin embargo, hay casos donde se ha optado por tomar transcripciones más tradicionales, aunque no sean correctas.

El Dr. Josep Padró propuso una serie de normas para transcribir los nombres propios egipcios a la lengua española, basadas en las propuestas de A. Gardiner en "Egyptian Grammar, being an introduction to the Study of Hieroglyphs", y teniendo en cuenta, la omisión de signos diacríticos tal y como sugiere F. Daumas en "Les Dieux de l'Égypte". A grandes rasgos, se podría decir que, cuando existe una transcripción griega de un nombre propio egipcio, se sugiere transcribir el griego al español siguiendo las normas publicadas por F. Galiano en "La Transcripción Castellana de los Nombres Propios Griegos". De no existir dicha transcripción griega, se sugiere transcribir los nombres propios egipcios siguiendo el sistema consonántico egipcio, adaptando si es necesario, dicha transcripción al sistema español. Padró publicó este artículo en 1987 en el número 5 de la revista Aula Orientalis y está realizando una actualización de dicha normativa (transcripción de Padró).

Por su parte, el profesor Francisco Pérez Vázquez ofreció su propia propuesta desde AEDE con la idea de transcribir desde la visión que da nuestra lengua y romper con las ataduras de la colonización intelectual a la que está sometida la egiptología española (transcripción de F. Pérez Vázquez). Esta versión, posiblemente más próxima a la fonética original, es la que se ha elegido como base a la que acudir ante la duda.

[Anterior]
[Volver al Indice]
[Siguiente]