[Anterior]
[Volver al Indice]
[Siguiente]


Apostillas y notas del autor

Anotaciones de Percy Harrison Fawcett

En 1925, el explorador inglés y coronel de la Real Artillería de Su Majestad P. H. Fawcett desapareció en la selva de Brasil, en la zona que ahora se conoce como Parque Nacional do Xingu. Buscaba en la espesura del Mato Grosso una civilización perdida, originaria de la Atlántida, después de una vida llena de aventuras en Asia y América del Sur. Sus expediciones inspiraron a escritores como Arthur Conan Doyle y a Henry Rider Haggard. Desde su desaparición, se transformó en una de las mayores leyendas de este siglo; de hecho, Steven Spielberg se inspiró en él para crear el personaje de Indiana Jones. El libro A través de la selva amazónica recopila los diarios de expedición de Fawcett, editados por su hijo Brian.

En el capítulo 20 de dicha obra, Fawcett hace un compendio de curiosas especulaciones sobre las culturas americanas:

"La tradición mexicana nos cuenta que en un pasado remoto llegó a Cholula desde el este un pueblo tolteca (es decir, sabio y artista) que formó la enorme y próspera nación artífice de la construcción de la arquitectura ciclópea que precedió a la de los aztecas. Los toltecas pudieron tener otros nombres. Estaban, por ejemplo, los olmecas y los xicalancas, quienes se atribuían una gran antigüedad y a quienes se consideraba los destructores de los últimos gigantes. Por mor de la sencillez los llamaré toltecas. Los gigantes también figuran en la tradición peruana. Los muiscas y puruhaes de Colombia y Ecuador conservaban la leyenda de Bochita, quien vivió dos mil años y fundó sus civilizaciones, como Quetzalcóatl la de los aztecas. También él llegó del este. Una rama de estos mismos pueblos ocuparon una isla del sur, que se extendía desde la actual Guatemala hacia el este, hasta más allá de las Galápagos, y hacia el sur hasta 20º por debajo del ecuador."

En el capítulo 21 menciona unas técnicas muy similares a las que luego defendería Joseph Davidovits sobre las construcciones egipcias (véase el capítulo La alquimia mineral de estas apostillas):

"Los incas heredaron fortalezas y ciudades erigidas por una raza anterior y las reconstruyeron a partir de sus ruinas sin excesiva dificultad. Cuando realizaron ellos mismos construcciones en piedra –en las regiones en que esta era el material más conveniente, pues en la franja costera solían utilizar el adobe-, adoptaron la misma técnica de las junturas sin argamasa, increíblemente precisas, característica de los edificios megalíticos más antiguos, aunque no intentaron emplear las enormes masas de piedra preferidas por sus antecesores. He oído comentar que encajaban las piedras por medio de un líquido que suavizaba las junturas hasta conferirles la consistencia de la arcilla."

[Anterior]
[Volver al Indice]
[Siguiente]